Ir al contenido principal

Prensa

En español

Entrevista I  en Ser Aventureros. Cadena SER España
Entrevista II en Ser Aventureros. Cadena SER España

Entrevista I       en "Su atención por favor" Radio Metro 95.1. Buenos Aires
Entrevista II     en "Su atención por favor" Radio Metro 95.1. Buenos Aires
Entrevista III    en "Su atención por favor" Radio Metro 95.1. Buenos Aires
Entrevista IV    en "Su atención por favor" Radio Metro 95.1. Buenos Aires

Entrevista         en el programa "De Gira"  FOX Sports Latinoamérica  (ir al minuto 16)

Entrevista en Distrito Arte

Nota en diario La Razón, Argentina (tiene algunas inconsistencias)


En inglés 

Entrevista en Dpreview, el sitio más grande de fotografía del mundo
Entrevista en Photophique
Entrevista en Ethnotraveler  
Post de invitado en Nikon Rumors

Artículo técnico sobre viajar en bicicleta como fotógrafo en Luminous Landscape

En chino

Entrevista en 户外探险 (Huwai Tanxian) la revista de aventura más importante de China

En Bahasa Indonesia

Nota en Berau post, Kalimantan


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Atrapado en la noche

No fue el gran inconveniente de perder más de una hora valiosa de luz lo peor que me dejó el episodio desafortunado que acababa de atravesar, sino el horrible sabor amargo que me quedó adentro. Años de viajar por el mundo recibiendo una y otra vez afecto, protección y hospitalidad, especialmente en África, hacen que uno baje la guardia y sus defensas. Por eso, cuando ocasionalmente algo feo ocurre, la decepción se vuelve mucho más intensa.  

Ahora, en estas condiciones, ya efectivamente sobre el final del día, me encuentro fuera de la aldea y de vuelta en la boca de la selva. Con la luz tenue de la poca claridad restante, contemplo el camino que tengo por delante teñido ahora por losfríos azules del crepúsculo. No siento verdadera inquietud. Al fin y al cabo, los 132 km que había hecho para llegar hasta allí habían sido espléndidos y ahora me quedaban nada más que 32 km por pedalear. En ese momento, tan sólo podía suponer que el camino continuaría en la misma condición hasta la base de…

Paz al fin

Uno de los días más aterradores de mi vida, parte de algunos de los días más extremos que he experimentado viajando, ha quedado finalmente atrás. Ahora miro a mi alrededor, en mi primer día de descanso en muchísimo tiempo y la fascinación me excede. Estoy navegando el magnífico río Sangha atravesando el corazón de la selva ecuatorial de Africa central en una pequeñita lancha con motor fuera de borda. Avanzamos trazando un surco entre tres países, Congo, Camerún y República Centroafricana, dejando una raja en el agua que parece romper un espejo perfecto. Dejo que el viento, incrementado por la velocidad, acaricie mi cara y alivie el castigo del sol tropical mientras miro al cielo, respiro hondo la humedad con sabor a selva y no puedo creer lo lejos que he llegado. Estoy navegando por el medio de la selva.

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…