Ir al contenido principal

Acerca de Mi

Soy originario de Argentina de dónde me fuí hace 10 años. Soy fotógrafo y arquitecto (en orden de sentimiento) y elijo la bicicleta como medio para viajar por el mundo, específicamente en regiones remotas, en la búsqueda de culturas y sub-culturas que de una forma u otra resisten el proceso de globalización, tanto de forma deliberada por tratar de preservar los valores tradicionales de donde pertenecen o de forma forzada por haber sido excluidos del sistema. La naturaleza de viajar en bicicleta me permite relacionarme muy íntimamente con los lugares y la gente que visito, por consiguiente paso la mayor parte del tiempo en la naturaleza y con la gente local, en donde enfoco mi interés y es reflejado a través de mi fotografía.

 He viajado por más de 80 países hasta el momento, y cada uno ha dejado algo en mí que de una u otra manera ha contribuido a darle forma a la persona que soy hoy; y ese proceso se mantiene vivo todos los días. A través de la experiencia, he llegado a darme cuenta de lo que algunos sólo pueden leer en libros y asumir como real, y lo que otros eligen ignorar completamente y eso es, que en esencia, sin importar cuan diferentes sean nuestras culturas, ni cuan lejos parezcan estar unas de las otras, somos todos iguales y todos tenemos las mismas necesidades básicas. Todos compartimos los mismos instintos básicos; todos reímos, todos lloramos, todos sonreímos y todos miramos mal, todos nos enamoramos y nos desenamoramos, y es apabullante descubrir cuan esencialmente similares son las razones que nos llevan a reaccionar de estas maneras independientemente de la cultura de la cual formemos parte.

 Estoy afuera para enfrentar el mundo, para dejarme fascinar como así también frustrar. Estoy afuera para encontrar y conocer gente a veces tan radicalmente diferente a mí en el modo y las condiciones en las cuales fueron criados que cuanto más los conozco y más me relaciono con ellos, más aprendo a ver el mundo desde una perspectiva diferente. Eso mantiene mi espíritu y mente despiertos, abiertos y vivos. Me ayuda a encontrar mi propio camino y enriquecer mi vida. Y es en esa intimidad, que es construida a través de una conexión de empatía con otros seres humanos, donde mi fotografía prospera.

 Retratar seres humanos y los entornos donde viven, retratar la condición humana de la manera más digna, son mis objetivos claros; porque en cada persona en este mundo hay dignidad, hay humanidad, hay algo dentro de cada uno que los conecta intrínsecamente conmigo y es eso lo que todos tenemos en común.

Entradas más populares de este blog

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…

-Ça c'est la guerre! (eso es la guerra) Parte 2

Llegué a Olloba con la intención de descansar pero la bicicleta estaba hecha trizas, y yo también.  Luego de algunas horas de estar tirado boca arriba en un colchón sin ratones, apenaspodía sentir los músculos. A pesar de ello, no me quedó otra que levantarme para trabajar en ella el resto del día si es que esperaba lograr salir de allí algún día. Afortunadamente contaba con la compañía de los aldeanos quienes, curiosos por lo inusual de mi presencia, hacían lo que podían para ayudarme. Los bloques de barro se habían secado, las ruedas ya no giraban, los cambios no funcionaban y los frenos estaban totalmente atascados, debía poner a punto la bici para poder seguir. 

Mi tarea de mecánico se extiende hastaya entrada la noche, cuando ungenerador eléctrico rugía alimentando los parlantes y las lucecitas de colores del único bar de la aldea. Era martes, Jean había finalmente llegado con el nuevo cargamento de cervezas (aunque sospecho que se bebió la mitad de ellas en el camino) y la aldea …

Tierra de encuentros

Luego de períodos de tanta intensidad, día tras día manejando niveles de adrenalina tan altos, la llegada a trayectos más fáciles no sólo es bienvenida sino que se vuelve una necesidad. Para cuando llegué a Etoumbi, había pasado algunas de las semanas más extremas en toda mi vida de viajar por el mundo. Estaba feliz pero exhausto, por eso recibí con alegría el reencuentro con el asfalto. Durante aquellos días fáciles que le siguieron a "la guerra", mirando en retrospectiva a las últimas semanas, me era difícil imaginar la posibilidad de estrechos aún más emocionantes que los que recién acababa de pasar. Pero mi travesía por la selva lejos estaba de terminar. En todo caso, recién había comenzado, y la aventura que ella tenía guardada para mí en las semanas por venir me llevaría a atravesar experiencias que pondrían a prueba una vez más, todas y cada una de mis capacidades (y limitaciones)