Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2007

292 días de Buenos Aires a Shanghai

El 30 de Marzo de 2006 emprendí un viaje que por diez meses me llevaría desde Buenos Aires, Argentina, mi ciudad natal hasta China, el país de Asia donde elegí asentarme por tiempo indeterminado. Me dejé llevar sin imponerme rutas, ni itinerarios, ni modos y es así que arranqué con mi mochila y al muy poco tiempo decidí continuar en bicicleta. Hice mi camino atravesando los caminos más remotos y difíciles pero más bellos del mundo y descubriendo y compartiendo mi vida con la más maravillosa gente que pude haber conocido fuera de mi familia y mis amigos. Me vi envuelto, recibido y fusionado hasta lo más profundo con las culturas que me tocó conocer y sus respectivas tradiciones. Infinitos momentos que me llenaron el alma, que transformaron mi vida, mi pensar, mi actuar y produjeron cambios sustanciales en el modo de concebir la existencia.

Buenos Aires-Chicago-Montreal-Irán-Turkmenistán-Uzbekistán-Kyrgyzstán-
Xinjiang-Pakistán-India-Sri Lanka-Bangkok-Hong Kong-China
Muchísimas historias e…

8447 km en bicicleta. De Tehran a Shanghai vía Asia Central - Subcontinente Indio.

Viajar en bicicleta transformó mi vida. Viajando de este modo descubrí la manera más sublime y profunda de conocer el mundo y en gran parte, de conocerme a mí mismo. Alcancé nuevas dimensiones de relación con la gente y la cultura que visité viviendo situaciones que hasta hoy me cuesta creer que fueron realidad. Me hizo sentir emociones de una intensidad inconmensurable y enriqueció mi alma, mi mente y mi espíritu como nada lo había logrado antes.
Personas, emociones y momentos que día tras día se fueron grabando a fuego en mi Ser y que modificaron constantemente una y otra vez, a un ritmo sin descanso, las perspectivas, las visiones, los prejuicios sobre las diferentes contingencias y vivencias que me tocaron y me tocan cada día en esta vida. Y el efecto es ineludible, otra vez la mirada se expandió y me hizo notar una vez más lo infinitamente reducida que es mi visión, que tengo mucho más por delante por aprender y que la verdadera naturaleza de las cosas va mucho más allá de lo que …

Transicionando en Hong Kong. Sin parar.

Una vez más me detengo en Hong Kong, tal como si ya fuera un clásico en mi vida, hacer las paradas en Bangkok y esta ciudad. Hong Kong fue el primer punto de Asia que pisé hace 8 años en 1999 y fue mi puerto de entrada y salida en cada viaje posterior, es por eso que tiene el mayor valor emotivo. Pero no es sólo por necesidad que vine esta vez sino por total elección; y es que Hong Kong es por lejos, años luz, mi gran metrópolis favorita en el mundo. Paré nada menos que siete vez en esta ciudad en los cuatro viajes por Asia y en ni una sola de ellas he dejado de pararme contemplando el más espectacular de los escenarios urbanos que haya visto en el mundo y sentirme absolutamente deslumbrado por semejante magnificencia y belleza construida en tan intrincado y diminuto espacio geográfico. En Hong Kong no sólo vibra mi alma de arquitecto y fotógrafo, vibra toda mi condición de Ser y mi alma de viajero al 100%. Estar aquí para mí, es como acariciar las nubes porque en Hong Kong no sólo de…

Cuando el gato se transforma en tigre

Visité Tailandia por primera vez en 1999, como parte de mi primer viaje por Asia. En ese momento su apogeo estaba comenzando y eramos muchísimos menos aunque ya bastantes,los que visitábamos el país en ese entonces. Ya se venía hablando hacía años en los medios, sobre "los tigres del sudeste asiático" refiriéndose al crecimiento económico enorme que se daba en países como Singapur, Malasia y Tailandia. Pero mi percepción en 1999 y también en mi segunda pasada por el país en 2001 y mi tercera en 2002, jamás me había dado la impresión de estar en un país que manifestara dicho crecimiento aunque sí se notaba un avance entre estos 3 años pero que tampoco era un salto tan cualitativo. Es decir, se notaba que había partes que estaban bien pero había muchas otras que no tan bien y había fuertes contrastes como en todo el mundo sub-desarrollado y si los medios decían tigre, lo cual aplicaba definitivamente a Singapur o Malasia, yo prefería pensar en Tailandia como todavía un gatito.