Ir al contenido principal

10 de Febrero 2006, Buenos Aires, Argentina

QUe loco esto....faltan poco menos de 2 meses para irme de mi país y de estar lejos de mi gente.....la gente que más quiero y amo y que con cada aporte que le hicieron a mi vida terminaron colaborando a hacer de mí la persona que soy.

Es emocionante, siento el escozor del "traveling bug" que se hace cada vez más intenso pero esta vez es diferente.

Antes no importaba cuan largo fuera mi viaje, tarde o temprano mamá y papá me esperarían de vuelta en casa con milanesas y papas fritas, muchos dulces y caprichos varios para engordarme como pollo después de haber perdido hasta más de una decena de kilos. Entre tanto pasaría días contándoles historias nuevas todas las noches y me daría baños eternos para recuperar de a poco la sensación de limpieza que acostumbro perder -me sonrojo y me divierte- durante mis viajes. La facultad ya se haría cosa de todos los días y posterior y progresivamente la vuelta a la realidad se haría más tangible.

Pero esta vez, esta última parte va a ser diferente y ahí será cuando enfrentaré quizás por primera vez la verdadera vida de adulto autosuficiente y todas la viscisitudes que trae aparejadas. Quizás de una manera que no suele ser muy común y que hasta mucha gente ni siquiera logra comprender, como la experiencia de arrancar la vida andando culturas y lugares radicalmente opuestos a los esquemas tradicionales que al menos gran cantidad de gente que me rodea conoce.

Esto no representa un miedo para mí y quizás ni siquiera un desafío....es simplemente una imperiosa necesidad de experimentar, descubrir y enriquecer el espíritu cada día de mi vida de cosas que no conozco y que siento que están en alguna parte y deben ser vividas.....

Es desde aquí, desde el día que parta en adelante, donde estará mi lazo con ustedes.....los quiero mucho a todos y gracias a cada uno por haber colaborado con un mayor o menor aporte a generar el movimiento de este motorcito que llevo adentro y que nunca desea parar de moverse......

Comentarios

  1. Nicooooooooo!!!
    deberia matarte por no haberte podido dar el abrazo de oso antes de que te vayas!igual sabes que te quiero Arian Boy!!
    Me encanta leerte, asi que estaremos conectados x blog!
    besotes
    Arian Girl*

    ResponderEliminar
  2. Nico, la verdad solo quiero mandarte un beso enorme, contarte que por aca se te extraña mucho, y nos deleitamos con tu blog en cada rato libre del laburo. ME ENCANTAN TUS FOTOSSSSSSSSSSS, son dignas de la National!!! te quiero mucho, hasta pronto

    ResponderEliminar
  3. Hola Nico, llegué a tu blog esta tarde, por un post en el grupo de Argentinos en Australia y Nueva Zelanda...
    Es la 01:51 am y no pude levantarme de la silla. Leí cada palabra, disfruté de cada foto (soy una fan absoluta de la fotografía y a partir de hoy, también de tus fotografías), seguí cada uno de tus recorridos... y ahora me encuentro con este post de un 10 de Febrero...
    Faltan poco menos de 2 meses para que yo empiece mi propio recorrido, Australia, luego Asia y después quién sabe. Y es ésto, exactamente lo que sentiste ese año, lo que me está pasando en este momento. Tan, tan exacto que imprimiría tus palabras, las doblaría bien prolijo y las conservaría en la billetera por si alguien mañana, pasado o el fin de semana me pregunta: en qué andás? qué te pasa por la cabeza?.
    Gracias por compartir todo lo que incorporaste y porque ahora sé que después de este "04 de Junio 2008" mío, se vienen toneladas de experiencias que jamás voy a olvidar.
    Saludos!!
    Marchu.
    marchugomez@hotmail.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Atrapado en la noche

No fue el gran inconveniente de perder más de una hora valiosa de luz lo peor que me dejó el episodio desafortunado que acababa de atravesar, sino el horrible sabor amargo que me quedó adentro. Años de viajar por el mundo recibiendo una y otra vez afecto, protección y hospitalidad, especialmente en África, hacen que uno baje la guardia y sus defensas. Por eso, cuando ocasionalmente algo feo ocurre, la decepción se vuelve mucho más intensa.  

Ahora, en estas condiciones, ya efectivamente sobre el final del día, me encuentro fuera de la aldea y de vuelta en la boca de la selva. Con la luz tenue de la poca claridad restante, contemplo el camino que tengo por delante teñido ahora por losfríos azules del crepúsculo. No siento verdadera inquietud. Al fin y al cabo, los 132 km que había hecho para llegar hasta allí habían sido espléndidos y ahora me quedaban nada más que 32 km por pedalear. En ese momento, tan sólo podía suponer que el camino continuaría en la misma condición hasta la base de…

Paz al fin

Uno de los días más aterradores de mi vida, parte de algunos de los días más extremos que he experimentado viajando, ha quedado finalmente atrás. Ahora miro a mi alrededor, en mi primer día de descanso en muchísimo tiempo y la fascinación me excede. Estoy navegando el magnífico río Sangha atravesando el corazón de la selva ecuatorial de Africa central en una pequeñita lancha con motor fuera de borda. Avanzamos trazando un surco entre tres países, Congo, Camerún y República Centroafricana, dejando una raja en el agua que parece romper un espejo perfecto. Dejo que el viento, incrementado por la velocidad, acaricie mi cara y alivie el castigo del sol tropical mientras miro al cielo, respiro hondo la humedad con sabor a selva y no puedo creer lo lejos que he llegado. Estoy navegando por el medio de la selva.

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…